Políticos amateurs

Rajoy nos advertía el año pasado del peligro de confiar en políticos amateurs refiriéndose a Podemos. Ayer escuché críticas a los políticos de Cataluña  por estar manejando  su proceso soberanista como amateurs.


Algunos podemos pensar que precisamente la profesionalización en la política es lo que nos lleva a donde estamos, a una total desconexión entre la sociedad, los problemas reales de la gente y la agenda política.



En todo caso el término amateur continúa utilizándose en modo peyorativo para desprestigiar a los adversarios, para tratarlos de ineptos o desacreditar su trabajo.
Con el teatro pasa lo mismo. El teatro participativo que surge de un entorno social sin voluntad de profesionalización, el teatro amateur, de aficionados, tiene entre sus múltiples detractores a contrincantes en el comercio teatral y a profesionales de la cultura que no quieren reconocer que el potencial de la cultura como el de la política reside en la ciudadanía. Insisten en utilizar una palabra hermosa, aunque importada, que significa “amante de” para descalificar la labor que muchas personas realizan para que el teatro forme parte importante de la vida de nuestros pueblos, ciudades y barrios.

Thex 17 Proudly Powered by Blogger